RESUMEN DEL EVENTO

 

Diario de un hackathon legaltech.

Llegó el verano, y con ello la calma. Con la mente despejada tras -no pocas- siestas que trataban de compensar las horas robadas durante los últimos meses del ejercicio “escolar”, vienen las jornadas de reflexión, como si de elecciones se tratara, y de analizar el trabajo realizado, las consecuencias del mismo, y hacia dónde queremos ir. 

 

Pues ese ejercicio hemos hecho estas semanas, y la conclusión respecto al Primer Hackathon de Legaltech realizado en Valencia, ha sido reveladora desde nuestro punto de vista: ahora más que nunca resulta vital buscar el punto de encuentro entre la innovación y el sector legal, juntar a profesionales ya que por naturaleza surgen sinergias y proyectos con un objetivo común: mejorar procesos y experiencia de usuario, lo que se traduce en rentabilidad y cliente recurrente. 

 

Este evento marca un antes y un después en las relaciones que podemos establecer las firmas de abogados. Estamos en la era de las alianzas y la cooperación para avanzar en el desarrollo de herramientas que permitan ofrecer nuevos servicios o introducir mejoras back office.

 

Por ello vamos a tratar de resumir lo que ha ocurrido, y por qué marca un hito en el legaltech de la terreta. 

Primero, entendamos qué es un hackathon y qué objetivo tiene

Un hackathon es una competición entre diferentes equipos multidisciplinares para resolver un reto empresarial real en un breve periodo de tiempo. 

En cuanto a los equipos: se componen de cuatro a seis participantes, dependiendo del reto se buscan unos perfiles u otros, por ello son equipos multidisciplinares. 

Los equipos trabajan el día del evento de forma guiada mediante una metodología. En el caso del Valencia Legal Hackathon, hemos trabajado con la metodología design thinking para generar la mejor solución, liderado por HACKINN – como coaches del evento – y son las personas encargadas de guiar este proceso trabajando un coach por cada dos equipos. 

La duración del evento puede variar de 12h hasta 3 días. En el primer Valencia Legal Hackathon, hemos optado por un formato de 12 horas, utilizando NoCode para el desarrollo. ¿Por qué? Porque en tan poco tiempo resulta complejo definir, idear, y prototipar una herramienta que sea tangible al final del día, y NoCode es una filosofía digital cuyo objetivo es permitir a cualquier persona sin conocimientos técnicos acceder a la creación de apps y softwares sin saber programación, es lo que se conoce como “programar sin código”. 

Siendo vertical legaltech, uno de los objetivos del evento en cuanto a los participantes, es que los abogados salgan de su zona de confort y sean capaces, en primer lugar de desarrollar por si mismos nuevas líneas de negocio en las firmas, o bien introducir mejoras en los procesos internos. Y en segundo lugar, aprendan a comunicarse y a trabajar en proyectos con perfiles técnicos que serán los responsables del desarrollo de soluciones que se deban implementar en los despachos. 

 

Respecto a las cuatro firmas retadoras, el desafío común que han podido compartir ha sido cooperar en equipo para buscar soluciones tecnológicas que mejoren el servicio al cliente de sus despachos, y el resultado, una oportunidad de compartir experiencias para mejorar procesos con compañeros de otros despachos y profesionales ajenos al mundo legal, generando asimismo sinergias que permitan abordar proyectos de manera conjunta. Además un evento de estas características ofrece la posibilidad de captar talento, encontrar soluciones innovadoras, generar networking de calidad, y posicionarse como referente innovador en el sector. 

En eso ha consistido el primer Valencia Legal Hackathon celebrado el pasado 17 de junio patrocinado por Mutualidad de la Abogacía y Nunsys. 

Los cuatro despachos retadores han sido Varona Legal & Numbers, Bonet & Rubio, ECIJA y Segarra Abogados Economistas. Abogados de sus filas se han mezclado con desarrolladores informáticos, profesionales del marketing, diseñadores gráficos, ingenieros o especialistas en experiencia de usuario, en una competición de ideas por equipo que ha arrojado un balance más que positivo para organizadores y participantes: 250 ideas surgidas de 12 horas de trabajo creativo en común.

¿quieres conocer el making off?

Con carácter previo al día del evento, los socios de los despachos retadores guiados por coaches especializados en metodologías lean, trabajaron conjuntamente en el planteamiento y desarrollo del reto, poniendo en común cuestiones de funcionamiento interno de cada firma, compartiendo procesos, sistemas de gestión y comunicación entre personal de la firma y externo, para focalizar el objetivo común que se detectó tras la sesión: la necesidad de encontrar una solución tecnológica que contribuya a minimizar la ansiedad que le genera el lógico interés por el estado de su asunto. En muchas ocasiones, lo que se produce es una situación de descoordinación entre abogado-cliente en la forma de comunicarse generando a este último una sensación de desatención en el cliente y un innecesario estrés para el abogado que lleva el asunto al día, lo que, a la larga, le impide centrarse en tareas en las que realmente aporta valor.

Detectada la necesidad común, se tradujo el reto consistente en desarrollar por parte de los equipos una herramienta que mejore la comunicación con el cliente y con ello su experiencia de usuario. 

Ya tenemos el reto, ¿quiénes hicieron posible el desarrollo de las soluciones y qué ocurrió en el evento?

La jornada se desarrolló con 5 equipos, un total de 32 participantes con 7 perfiles profesionales diferentes, guiados por 3 coaches, y acompañados por 6 mentores de diferentes sectores y especialidades que entraron en escena en función de la fase de desarrollo de los equipos.  

Las distintas fases del evento fueron (i) empatización: los equipos debían comprender y empatizar con el problema para enfocar la solución. EN esta fase resultó crucial la participación de clientes de los despachos que aportaron su punto de vista y trasladaron sus necesidades de primera mano. (ii) definición del reto (iii) ideación (iv) prototipado (v) pitch. 

El resultado del trabajo previo en la composición de los equipos también fue latente, ya que se equilibraron por perfiles y se compenetraron a la perfección generando un clima de trabajo inigualable, y una experiencia para los participantes muy satisfactoria, ya que pese a hablar lenguajes diferentes (abogados-perfiles tecnológicos) cada miembro del equipo supo aportar su know how en la fase correspondiente. 

En cifras, cada equipo aportó una media de 50 propuestas, sumando 250 ideas iniciales, que fueron cribándose hasta llegar a las propuestas finales, y que tras el prototipado tuvieron un tiempo final de 3 minutos para defender las ideas seleccionadas frente a un jurado. 

¿y qué opinan del evento nuestros socios impulsores del primer hackathon de legaltech?

Los despachos impulsores y participantes en la iniciativa valoran la jornada como un completo éxito, y muy disruptivo, ya que el resultado ha sido fruto de la colaboración entre firmas que son competencia;

Para Ignacio Varona, socio director de Varona Legal & Numbers, esta acción ha supuesto un desafío sorprendente:He visto su complejidad organizativa y me ha hecho entender cómo a través de una sistemática novedosa, disruptiva y muy profesionalizada se pueden conseguir grandes resultados ante cualquier reto. Sin duda ha superado cualquier expectativa.”

Por su parte Josu Bonet, socio director la firma Bonet & Rubio, “ha sido una experiencia extraordinaria compartir este desafío con nuestros compañeros de cartel. El diseño y ejecución del evento ha sido impecable y la dinamización de los coach y mentores ha permitido guiar a los equipos y que sacaran soluciones verdaderamente novedosas. Sorprendente también la ilusión y el alma de todos los participantes”.

Por su parte, Sergio Segarra, socio director de Segarra Abogados Economistas, ha añadido que participar en el primer Valencia Legal Hackathon “ha sido una experiencia increíble que ha superado nuestras expectativas”. Así, ha destacado la que el formato elegido, ya que les ha permitido “trabajar conjuntamente con el resto de despachos retadores, lo que ha resultado una experiencia verdaderamente enriquecedora ¡Ahora a pensar en el segundo Valencia Legal Hackathon!”

Por último, Salvador Silvestre, socio de ECIJA, ha manifestado que “el Legal Hackathon ha sido una experiencia única de innovación, tecnología y cooperación. La motivación y compromiso de los cinco equipos participantes en buscar una solución utilizando herramientas ‘NoCode’ para mejorar la experiencia de los clientes fue total y el resultado inspirador e ilusionante”. 

¿qué más ocurrió durante el evento?

El evento arrancó con un programa en directo de Plaza Radio desde las instalaciones del Ateneo Mercantil, lugar de celebración del evento, en el que el periodista **** entrevistó a los socios de las firmas retadoras sobre los motivos por los que habían apostado por un proyecto de estas características. 

Además, mientras los equipos se ponían manos a la obra para desarrollar la solución, paralelamente se transmitieron en streaming diversas mesas redondas de materias de valor para el ecosistema emprendedor y legal:

  • Mesa redonda “Nuevas realidades, nuevas habilidades. La importancia de la formación de los juristas del futuro”, en la que los representantes de las distintas Universidades -públicas y privadas- abordaron las nuevas tendencias formativas y los perfiles más reclamados en un sector tan competitivo como el legal. La. Entrevista realizada por Lucía Carrau a Esperanza Ferrando (Decana CEU Universidad Cardenal Herrera) Rafael Marimon (Vicedecano de la Universitat València) Rosa Cernada (Vicedecana Facultad Derecho Universidad Católica)e Israel Griol (Responsable Ecosistema Startup UPV).  

 

  • Mesa redonda “El impacto de la tecnología en el sector legal”, donde la moderadora Karina Virrueta de Startup Valencia supo sacar todo el jugo a una entrevista a expertos en tecnología en la que profundizaron sobre los procesos y resultados que implica abordar un proyecto de transformación digital. Participaron en la entrevista Iván Jiménez (Mutualidad de la Abogacía) Miguel Hernández (NUNSYS) Alicia Cano (Pavabits). 

 

  • Mesa redonda “Comunicación en los despachos de abogados y entrevista en directo a los participantes”. En una entrevista brillantemente enfocada por Conchita Lucas, los expertos en comunicación Pepe Sastre y Joan Pastor dieron las claves para plantear una estrategia de comunicación de éxito en una firma.

 

 

Y…. ¿Quién ganó la primera edición del Valencia Legal Hackathon?

El equipo ganador de este primer Valencia Legal Hackathon estaba compuesto por 3 perfiles profesionales diferentes (tres abogados, un programador, un Project manager). 

El proceso que siguió este equipo para el desarrollo de su solución fue el siguiente:

En la fase de empatización profundizaron en el tipo de emociones que generan al cliente distintos tipos de interrupciones en su caso o procedimiento, observaron que el cliente busca tranquilidad y atención cuando surgen novedades o dudas, por ello llegaron a la conclusión que la cercanía era clave y que no querían diseñar una solución impersonal. 

De esta forma este equipo enfocó el brain storming en base a dos variables, la cercanía y la inmediatez. 

Posteriormente estudiaron la trazabilidad de la relación que sigue un cliente con su abogado diseñando un flujo de acciones entre ambos, y estudiando dónde se puede incidir para lograr el mayor impacto posible. 

Así viendo que normalmente contactaban por llamada o por whatsapp al abogado pero que si era un tema importante optaban por llamada telefónica, tras la lluvia de ideas optaron por una solución sencilla que pudiera sumarse al proceso común, así decidieron diseñando un asistente con la propia voz del abogado, que con inteligencia artificial detectase las palabras clave que pronuncia el cliente y en base a la gravedad de la consulta le redireccionara a una llamada de urgencia, o bien a programar una reunión a 3, a 5 o a 7 días, con el objetivo de que el abogado pueda centrarse en tareas donde aporte valor y el cliente sentirse atendido. 

Conclusión….

Ha habido una media de 50 ideas por equipo antes del filtrado para pasar a prototipado, que se traducen en 250 ideas de mucho valor. Sólo podía haber un ganador, pero con tanto talento reunido todas las soluciones han dado pie a que nos quedemos con ganas de más y salgan proyectos para profundizar en su desarrollo”.